El mercenario y ex-soldado yankee Django (Franco Nero) llega a un desértico pueblo mexicano con un ataúd. Su objetivo: la venganza contra el mayor Jackson. Un spaghetti-western originalmente prohibido en Inglaterra por su violencia.

Me la recomendó mi profesor de dibujo técnico, no me emociono demasiado con los spaghetti-western, pero según me comento, Tarantino va a hacer un remake de esta película, entonces me dispuse a verla. Dejando un poco de lado esos enfoques tan desastrosos y ese primer plano de la película, puedo decir abiertamente que para mi es ahora la mejor película dentro del genero spaghetti-western, con unos toques que al principio no sabes como asimilarlos y una historia completamente cambiante.

Puede que uno de los puntos que más intrigue en toda la película es saber que es lo que guarda Django en su ataúd y porque sabe más de lo que parece. A mi parecer una ves que se sabe la identidad del protagonista pierde un poco de ínteres pero rápidamente vuelve a resultar interesante.