Una banda organizada es contratada para atracar una empresa y llevarse unos diamantes. Sin embargo, antes de que suene la alarma, la policía ya está allí. Algunos miembros de la banda mueren en el enfrentamiento con las fuerzas del orden, y los demás se reúnen en el lugar convenido.

Uno de los mayores referentes en lo que a cine independiente se refiere, Quentin Tarantino aún desconocido e inexperto presenta este thriller en el que la acción no juega un papel fundamental pero a pesar de todo los diálogos son sublimes, una historia muy interesante y unos personajes bien definidos, que iremos descubriendo a lo largo de la película.

Recomendada a todos aquellos que quieran ver buen cine de mafiosos pero sin renunciar a una buena trama.