Chicago, años treinta. Redford y Newman son dos timadores que deciden vengar la muerte de un viejo y querido colega, asesinado por orden de un poderoso gángster (Robert Shaw). Para ello urdirán un ingenioso y complicado plan con la ayuda de todos sus amigos y conocidos.

Las películas de estafadores siempre me han llamado la atención por la complejidad de los planes que llevan a cabo los protagonistas para salirse con la suya.

Destacar la interpretación de todos los integrantes pero en especial el papel de Robert Redford. Recomendada a todos aquellos amantes de una buena película con una trama creíble y con personajes bien definidos. Intrigante, entretenida, apasionante, son algunos de los adjetivos que describen esta pequeña joya de cinematográfica.

Toda una obra maestra del director George Roy Hill, ganadora de 7 oscars, un globo de oro, mejor película según la national board of review entre otras muchas menciones a la calidad de la película.