Durante el CES de las Vegas Samsung presentó el nuevo procesador Exynos Octa 5, el que sin duda sería el encargado de dar vida al siguiente buque insignia de la compañía coreana, el Samsung Galaxy S4. El ruido generado por un procesador de ocho núcleos exclusivo de Samsung ha sido escalofriante, y ahora resulta que la compañía presenta dos modelos, el GT-I9500 (Exynos Octa 5) y el GT-I9505 (Qualcomm Snapdragon 600).

Todo esto no debería suponer ningún tipo de problema, pero no es así. Samsung ha limitado las venta del GT-I9500 a países que carecen de soporte 4G, y quienes por el contrario poseen esta tecnología o están en tal proceso solo podrán adquirir el GT-I9505. Esta limitación se produce debido a que el procesador Exynos carece de soporte LTE por falta de espacio, sin embargo también se llegó a pensar que otro motivo es el problema de rendimiento.

Hace una semana se filtraron los benchmarks del modelo GT-I9500 y hoy junto a otros benchmarks comparativos se filtra también los resultados obtenidos por el GT-I9505. De esta manera se desmiente el supuesto problema de rendimiento. En las imágenes siguientes vemos como el modelo equipado con el Exynos Octa 5 es el mejor terminal del mercado, tanto en los test de Quadrant como de Antutu.

[Vía]