Ayer Google Play Store me notificaba una actualización del traductor de Google, pensaba que como siempre traería consigo pequeñas mejoras cómo arreglos de bugs internos  o algún simple cambio de interfaz. Sin embargo la principal novedad de esta actualización es la disponibilidad offline para traducir.

La nueva versión de esta aplicación es la 2.6, disponible para Android a partir de Android 2.3. Muchos usuarios Android no tienen contratada una tarifa de datos para su Smartphone, por tanto esto supone una ventaja para estos usuarios, además la velocidad de traducción es más rápida.

Otra novedad que trae consigo la nueva versión de este App es la traducción mediante la cámara, adaptándose a idiomas como el chino y el japonés. Esta novedad quizás viene como respuesta al nuevo Samsung Galaxy S4 que incluye una función  similar de fábrica.

Los paquetes de idiomas pueden suponer un ahorro de megas en la tarifa de datos, pero hay que tener en cuenta que la descarga de estos archivos es recomendable realizarlo vía Wifi, y es que cada idioma suele superar los 150 MB. Cómo es de esperar las traducciones online poseen mayor exactitud consecuencia de ellos las continuas actualizaciones del idioma.