La elección correcta tal vez se base, en el nivel de exigencia del usuario. Un Smartphone está desarrollado para cubrir todo tipo de necesidades “básicas”. Desde este podemos hacer las funciones típicas de un móvil además de; chatear, tomar fotos, acceder al correo y navegar casi sin limitaciones.

Por otro lado, el candidato opuesto básicamente se limita a un buen soporte de juegos, aunque no todas las videoconsolas. Además tiene mayor cuidado en los detalles tanto físicos (ergonomía) como de software.

Las principales diferencias que se encuentran entre uno y otro, si lo enfocamos a la experiencia de juegos, es la variedad. Mientras que estos dispositivos aparentemente pasados de moda cuentan con sagas de reconocido prestigio y exclusividad, las nuevas plataformas de Smartphone se encuentran en pleno desarrollo marcado por un crecimiento desmesurado.

Otra gran diferencia a primera vista son los controles. Un Smartphone con pantalla táctil y una morfología similar a una hoja de papel puede llegar a resultar incómodo. Aunque existe un sinfín de alternativas, como es el uso del mando de la PlayStation con el dispositivo, o el desarrollo de fundas o mandos para estos.

La videoconsola portátil, por su parte está especialmente diseñada para el disfrute de juegos en cualquier lugar, y cuenta con controles similares a cualquier videoconsola común.

Básicamente estas pueden ser las diferencias entre unos y otros, puesto que el rendimiento está en un equilibrio aproximado, o incluso favorable para el Smartphone. Puesto que la lucha continua por desarrollar el mejor procesador es continua y sus respuestas llegan hasta niveles insospechables.

Bajo mi punto de vista un Smartphone resulta la opción más acertada, en primer lugar por la versatilidad de uso, y porque al fin y al cabo es el dispositivo que con mayor proyección de evolución.

  • mingoDG

    cada cosa tiene su función pero esta claro que estamos viviendo un momento tecnológico en el que consolas portátiles y smartphones acabaran sin darnos cuenta en ser lo mismo, muy buen análisis y seguid así.