Imágenes cedidas por orientdeal.com

Los orígenes del Phablet se sitúan cómo no en Samsung, la empresa coreana tiene un carisma innovador que ha supuesto el éxito de esta. Estos dispositivos son de carácter Premium, por tanto su precio puede resultar considerablemente elevado.

Para todos aquellos que no quieran un terminal que cuesta lo mismo que su coche, la solución es facil, adquirir un dispositivo de origen asiático, en este caso el Orient N3, este cubre los aspectos básicos de un Smartphone Samsung, llegando a configurar  una alternativa al Samsung Galaxy Note 2/3 muy parecida.

El Smartphone se presenta en una caja de tamaño reducido,  decorada por imágenes y logos de fuentes muy similares a las de los coreanos. Al abrir la caja lo primero que se presenta es el Smartphone de gran pantalla, tras retirar tanto el gadget como el cartón donde este se apoya, se encuentran los accesorios: dos unidades de batería a 3.200 mAh cada una (unas 7 horas de automía aproximadamente), para cubrir perfectamente el consumo que genere este móvil. Por otro lado se encuentra un cable de datos USB, un cargador un manual de usuario y dos carcasas. Estos dos últimos accesorios llaman especialmente la atención, puesto que ninguna compañía suele adjuntar estos accesorios en la caja.

En primer lugar, cabe destacar la presencia de una interfaz Android limpia, por lo que carece de cualquier personalización, muy características de los clones. De esta forma gana en rendimiento puesto que no ha de emular sistemas con capas de personalización pesadas.

No obstante al hacer uso de un procesador MTK 6589 de cuatro núcleos a 1.2 GHz, 1 GB de memoria RAM y una increíble pantalla IPS de 5.8 pulgadas a una resolución de 1280 x 720 pixeles y 320 DPI. No tendremos problema alguno para la ejecución de cualquier aplicación que encontremos en el play Store.

Dispone de una cámara trasera de 12 megapíxeles y una delantera de 5, con lo que la realización de videollamadas será toda una gozada.

En la parte trasera del Smartphone, se encuentran los altavoces un lugar un tanto inadecuado, pero así es el Smarphone de Samsung, por tanto, así es este clon. Al retirar la tapa se deja ver el soporte dual Sim que integra.

Con respecto al rendimiento, los test de benchmarking realizados por Antutu le conceden una puntuación de 13070 puntos, posicionándolo por debajo del Samsung Galaxy S III, pero por arriba del Samsung Galaxy Note y Samsung Galaxy S II. Estos resultados son un poco pobres si se tiene en cuenta que equipa un procesador Quad core a 1.2 GHz.

La compra de este terminal se puede realizar por Internet a un precio de 229.68 dólares.