De los 480 x 800 píxeles del Samsung Galaxy S, hasta las 1920 x 1080, pasando por la resolución HD de 720 p. EL incremento de resolución de pantalla, sujeto al tamaño del display, no para de crecer. Junto con esto los procesadores, que cada vez cuentan con mayor número de transistores en espacios muy reducidos. Estos sin duda, los procesadores y las pantallas, han sido los aspectos de un Smartphone que mejor han evolucionado en los últimos 5 años. Teniendo en cuenta el estándar que supone la resolución Full HD, cabría esperar una estabilidad en estos tamaños, pero no es así.

Quizás la influencia que están causando los televisores 4K, está, alimentando el ansia de dispositivos y calidad de imagen mayor. Es por ello que los grandes fabricantes como Samsung, LG, HTC o Sony, se encuentran manos a la obra en el desarrollo de lo que podría ser una gran revolución móvil. El objetivo actual se sitúa en las 6 pulgadas y una resolución de 2560×1600. Esto se traduce a una densidad de 500 puntos por píxel.

Según las estimaciones, esta resolución denominada WQXGA, estará lista para arribar el mercado en el próximo año 2014. Pero las dificultades a la que se enfrentan estos desarrolladores no son solo las pantallas en sí, además hay aspectos como la batería, algo atrasada, y el procesador que han de responder al desmesurado crecimiento de estas pantallas.

[Vía]