Aunque esta característica de Windows sea genial para ahorrar energía puede resultar algo molesta, especialmente si solemos usar ese disco duro duro secundario para cosas puntuales o si el disco duro tiene algunos años y genera un ruido irritante de encendido y apagado que puede perturbar nuestra tranquilidad mientras vemos una serie o una película.

El procedimiento es increíblemente simple, yo es lo primero que hago una vez formateo el sistema. En primer lugar debemos ir al panel de control y ahí ir a “Sistema y seguridad”.

1

Seguidamente entramos en “opciones de energía”.

2

Pulsamos sobre “cambiar la configuración del plan”. Da igual que plan tengamos activo en ese momento, lo que cuenta es que el que tengamos activo sea el que configuremos.

3

Vamos a “cambiar la configuración avanzada de energía”. Desplegamos la pestaña de “disco duro”. Desplegamos “apagar disco duro tras” e indicamos el valor 0, que Windows traduce como nunca. De esta forma nuestro disco duro aunque no esté en uso no se apagará.

4

Fácil y para toda la familia.