Mucho se llevaba especulando sobre en qué ciudad se llevaría a partir de ahora la Mobile World Congress, que para los despistados se trata de la feria internacional de telefonía móvil más grande del mundo y la una de las más importante de Europa.

Ya por el año 2011 se rumoreaba que la feria cambiaría de ciudad por diversos problemas, no obstante en ese año volvió a ser elegida Barcelona hasta el año 2018. Ahora bien, la ciudad ha vuelto a cerrar un acuerdo para seguir siendo la capital de la telefonía móvil cuatro años más, es decir hasta 2023.

Esta decisión fue tomada esta misma mañana en un congreso llevado a cabo en Shangai.

Entre las novedades encontramos aspectos muy interesantes como el compromiso de tener una línea de metro operativa al 100% para el año 2016, seguridad extra, mayor número de información y asesoramiento.
Retener una feria de estas características no es cosa fácil y más teniendo presente la fuerte competencia.