Como una de las compañías pioneras en el desarrollo de productos y soluciones respetuosos con el medio ambiente, Kyocera ha renovado sus objetivos medioambientales para este el presente año fiscal poniendo el foco en la reducción de un 5% la emisión de gases de dióxido de carbono (t eq CO2), la recopilación de un 15% del residuo tóner de clientes y la reducción del consumo de papel en un 10%.


La compañía, además, ha desarrollado su propio programa local para la generación y uso de energías limpias, que se lleva a cabo a través de la autogeneración de energía solar. Para ello, las instalaciones de Kyocera -situadas en el Parque Empresarial de Las Rozas (Madrid) y que ocupan una superficie total de 4.500 metros cuadrados- cuentan con una importante planta solar compuesta por 216 placas que generarán para este 2019 una producción estimada de 45.421 KWH, el equivalente al alumbrado de un municipio de 390 habitantes durante todo un año.

Por otro lado, para cumplir con la legislación relativa a la recogida y tratamiento de consumibles usados, Kyocera forma parte de Recyclia, la mayor plataforma de recogida selectiva y gestión de residuos eléctricos y electrónicos (RAEE) y pilas usadas del país. Así mismo, desde 2017 la compañía está inscrita en el Registro de Huella de Carbono -impulsado por el Ministerio para la Transición Ecológica- que le permite medir su desempeño ambiental y con el que se ha constatado una reducción de las emisiones de CO2 del 34% desde 2017.

En este sentido, José Luis Alonso, director general de Kyocera, señala que “la protección y defensa del medio ambiente no es un mero discurso para Kyocera; es un pilar en nuestra filosofía que queda reflejado en nuestra forma de trabajar, en la de relacionarnos con nuestro entorno y hasta en la de desarrollar nuevos productos y soluciones; por ello, estamos orgullosos de contribuir año a año a ayudar con nuestras acciones a la preservación de nuestro planeta”.

Sobre El Autor