El tamaño de la pantalla es generalmente sinónimo de desarrollo, esto por su parte implica Smartphone de gama alta y con grandes prestaciones. Actualmente la resolución estrella de estos gadgets, por lo menos Android, llega hasta el universal Full HD, 1920 x 1080, que concentradas en una pantalla de cinco pulgadas, como es el caso del Samsung Galaxy S 4 deja una densidad de 441 puntos por píxel. Por tanto la densidad no es punto flaco. La tecnología referencia hoy es la super AMOLED, que a la hora de la verdad se queda pobre cuando se usa con la luz del Sol.

De la mano de Qualcomm, llegan nuevas pantallas que mejoran los dos aspectos anteriormente mencionados. El fabricante de procesadores busca una apuesta arriesgada al tratar de expandir su mercado hacia la pantalla de Smartphone. Quien mejor que el propio desarrollador del cerebro de un Smartphone para saber que soporte permite éste.

Mirasol, se llama la nueva tecnología puesto que la empresa norteamericana asegura conceder visualización excelente de las pantallas en lugares abiertos. Este logro se consigue con una tecnología reflectiva. Quizás, cabría espera, una pantalla de mejor visualización al sol conlleve un mayor consumo, pero esta tecnología reflectiva conlleva un consumo menor incluso que pantallas LCD y OLED. Las virtudes no se quedan aquí puesto que Qualcomm ha dado con la clave para comprimir una resolución de 2560 x 1440 píxeles en una pantalla de 5.1 pulgadas. Esta hazaña supone una resolución de 577 puntos por píxel.

¿Cuándo se verá el primer gadget con esta tecnología?

[Vía]