El salto de teléfonos móviles a Smartphone ha supuesto todo una revolución, llevar un pequeño PC en nuestros bolsillos es todo un lujo, sin embargo, es un arma de doble filo, puesto que mucha de la información que porta es sensible y su robo o hackeo puede significar más de un disgusto. Es normal que todos estos sistemas sean fuente de un sinfín de virus, por tanto, carecer de ellos es imposible. Pero la seguridad no se reduce a los virus únicamente, el cifrado de acceso al dispositivo es otro apartado muy importante. Con la actualización a Ice Cream Sandwich, Google presenté el face unlock, sin embargo, fue peor el remedio que la enfermedad, debido a lo fácil que resulta saltarse este sistema de seguridad.

Samsung como desarrollador de Smartphone, conoce los riesgos que se corre y lo que puede implicar la perdida de datos sensibles, y por ello, siempre ha ofrecido servicios de seguridad como es el Samsung dive. Pero esto puede resultar poco, y parece que se ha puesto manos a la obra. Desde Sammobile han recibido un Smartphone, concretamente, un Samsung Galaxy S III, al que parece se le han olvidado borrar cierto código. De él se puede obtener lo que parece ser la intención, por parte de los coreanos, de desarrollar un detector de huellas dactilares. Esto, sin duda, supondría un avance en cuanto a seguridad.

Una vez conocidas las intenciones cabe especular, y entre las opciones más lógicas se puede esperar; el siguiente Samsung Galaxy Note III o un nuevo integrante de la familia Galaxy denominado Samsung Galaxy Safe con esta tecnología.

[Vía]